martes, 23 de septiembre de 2008

Torremolinos y los recuerdos de Josele - Parte I

Playamar 1975Habrá muchos a los que mencionar la década de los 70 les hará decir: "Josele se ha pasao un pelo". Muchachos, no me he pasado en absoluto, yo llevo veraneando en Playamar, en Torremolinos, desde que tenía diez años... desde 1974, como queda probado en la foto adjunta donde estamos yo (Josele), Alberto, Dani, Jimmy, Pepe (mi padre, que en ese momento tenía menos años que los que tengo yo ahora mismo), Susana (mi hermana), Ángela y Tosca (la perra de los Hauncher). Lo increíble es que mi hermana, por aquella época, tenía sólo tres años, por lo que ella debe guardar todavía más recuerdos entrañables que yo, además Susana sigue yendo por Torremolinos, cosa que yo hago con mucha menos frecuencia.

Qué puedo decir de Playamar, son miles los recuerdos que se agolpan en mi memoria, allí he pasado los mejores momentos de mi vida, yo no sería lo que soy si no hubiera disfrutado como lo he hecho en aquel entrañable sitio. Torremolinos es y será, una localidad que nunca podre olvidar; jugué, me divertí, me reí, di mi primer beso, viví mi primer desengaño amoroso e hice los mejores amigos y amigas que se pueden hacer... Creo que ese sentimiento de amistad imperdurable es recíproco en muchos de nosotros y, por eso, creo que la reunión de esta primavera va a ser todo un éxito.

Estoy seguro que en esta primera entrada no voy a ser capaz de mencionar todos mis recuerdos, más que nada porque dan casi para escribir un libro, pero al menos mencionaré los de los primeros años.

Playamar 1980, foto de todo el grupoComo ya he mencionado, mi pasado en Playamar comenzó cuando tan sólo tenía diez años (1974), en ese entonces un caniche negro llamado Tosca me "robó" una pelota de tenis en la piscina de Playamar II, con tan buena suerte que el bueno de Michael vino a devolvérmela, aunque me ha confesado después que pensó en quedársela. En ese momento empezó mi amistad con Michael, amistad que todavía perdura, no en vano seguimos jugando juntos al fútbol todos los fines de semana, aunque eso de jugar al fútbol podría traducirse de manera más literal en "correr detrás de una pelota". Gracias a esa perrita conocí a Michael, a Jimmy y a Ángela (la hermana de ambos). Por cierto Michael, a ver si convences a Ángela y se pasa el día que nos reunamos, estará un poco fuera de juego pero seguro que le hace ilusión.

Recuerdo que al principio jugábamos al mini golf. En aquella época teníamos que esperar a que cerraran la caseta del mini golf para poder jugar nosotros gratis con los palos del tío de Michael (que en paz descanse). Nunca fui capaz de arrebatar el record de Michael de 46 golpes en los 18 hoyos, aunque hubo una vez que hice 51, de todas formas siempre solía ganarle, a él y a su hermana. Al mini golf había competencia, pero a lo que no lo había era al ping pong, se nos hacía siempre de noche con las repetidas revanchas de Michael... "Otra más por favor, que esta vez te gano"

También recuerdo que me pegué una buena leche con la BH de Michael. Su madre y su tía me tuvieron que llevar a la Cruz Roja de Torremolinos para que me dieran unos cuantos puntos en la rodilla. En ese momento mis padres estaban en Marruecos, siempre he sido muy oportunista. Creo recordar que en la contrareloj participábamos Michael, Jimmy y Dani, que en paz descanse.

Playamar 1980, foto en los columpiosLuego llegó aquel verano en que Michael apareció en la playa con un "globo" lleno de agua y su tía le obligó a tirarlo. Después Ángela y yo nos pusimos a reir a carcajadas cuando, en la piscina de Playamar I, Michael se sacaba del bañador el susodicho "globo"... "Tío, pero que haces con eso"... "Joder, es que no se rompe ni p'atras por mucha agua que le meto"... Creo que esa noche Ángela le explicó a Michael para que servía un condón.

También recuerdo mi primer beso robado, digo robado porque no en vano lo gané en una apuesta, seguro que Michael no se acuerda, pero el beso se lo gané a Ángela, que vive Dios que me dio un buen beso, cosa que le agradezco enormemente porque después pude comparar... Después del beso me pasé una semana entera untándome los labios con aceite de girasol, porque había oído que ese tipo de aceite suavizaba los labios... A pesar del aceite, la hermana de Michael no me dio más besos... Como siempre, ¡qué frustración!

Hasta ahora no han entrado en juego las sevillanas, las Villegas... Michael y yo ya estábamos allí en el 74, creo que las sevillanas no aparecieron en Playamar hasta el 78 y la aparición estelar de los Vascos, José Luis, Arancha y Susana, fue en el 79, obviamente las fechas me pueden bailar. En aquella época los partidos de fútbol que jugábamos a diario en la pradera que había frente al bloque 9 eran memorables, pero más memorable era cuando el partido terminaba y nos sentábamos a hablar con aquellas chicas que se reunían entorno a un banco de la mencionada pradera, vive Dios que aguantaban hasta que el partido terminaba porque les debía gustar mucho hablar con nosotros. Esas chicas eran Isa, Encarnita, María del Mar, Teresa, Angie, Cuqui, Silvia y Rocio. Al año siguiente yo creo que se incorporaron al grupo las malagueñas Mamen y Elena y su hermano Pepe (el otro hermano, Tito, no coincidió mucho con nosotros), los cordobeses Elisa y Mariano, el incombustible Manolo y Juanjo el de Granada.

No puedo dejar de mencionar los partidos de fútbol contra los moros, que en realidad eran árabes. La competencia era increíble, pero cuando se les ocurrió invitar a nuestras amigas a comer en su casa, y éstas, encima, aceptaron, la competencia se convirtió de increíble en bestial... Menos mal que al final a nosotros también nos invitaron a su casa, sino nos los comemos.

Playamar 1980, foto en la piscinaAl poco tiempo ya quedábamos en las escaleras que había junto al portal de las Villegas, portal 4 piso 4-D, para ir al Príncipe Sol. Recuerdo las peripecias que teníamos que hacer para conseguir colarnos y poder bailar al son de la orquesta que tocaba en la terraza del hotel. También recuerdo a Mamen Parra de los apartamentos Marypaz que me traía frito porque estaba para mojar pan. Después de la terraza del Principe Sol, vino la discoteca, y después de la discoteca vinieron las subidas a Torremolinos a aquel sitio que servían cerveza en porrón y en el que jugábamos al penúltimo, recuerdo que la única forma de pararme era que alguien pasara el dedo por el chorro... El quitapenas lo abrieron un poco más tarde... Son recuerdos inolvidables.

Mientras tanto mi hermana se rompía el codo y gracias a ello llegaba Miki a nuestra casa, una gata de la calle que vivió con nosotros durante 23 años.

Y luego, cuando el verano acababa, como en esa época Internet no existía, nos cruzábamos cartas. Teresa era la que respondía a mis cartas más rápido y, sin duda, el más lento lentísimo era Michael (siempre ha sido un poco vago). Algunas recordaréis mis relatos "Lucien Bex" y "Una musa en el infierno", todavía los conservo mecanografiados en el trastero, al igual que todas vuestras cartas, algún día de estos las rescataré para echarme unas risas. También recuerdo que en esa época inventé el tema de los contactos online, cuando una amiga de Teresa, de nombre Fátima, me pidio que me cartease con ella y al final la historia casi acaba en matrimonio... Todo por parte de ella, porque yo os juro que mis cartas eran de lo más inocentes y, cuando el tema se caldeo demasiado, yo le expliqué que no podía existir amor sólo a través de carta.

Playamar 1980, los en ese momento pequesNo me puedo olvidar de Michael asomándose poco a poco por el borde de la piscina y yo preguntándole, ¿se puede saber que narices haces? Me costó bastante sacarle el motivo de su comportamiento... Vigilaba para ver si Isa le estaba mirando... Cuando me lo dijo me estuve descojonando media hora seguida. Recuerdo a Isa haciendo de Celestina y preguntándome quién me gustaba, yo la miraba y le decía, me gustas tú... Supongo que nunca me creyó, pero en ese momento era ella la que me gustaba. Luego se dieron una serie de circunstancias por las que supe quienes estaban detrás de mi. Lo de Conchi fue muy divertido, me acuerdo con pelos y señales de cuando Conchi se acercó a mi diciendo: "¿Qué a mi me gusta Dani?" (por cierto Isa, ¿sabes algo de Conchi?). Luego me enteré de que ese año tuve bastante éxito aunque no supe aprovecharlo... Ante todo, yo soy un caballero.

Yo creo que de momento lo voy a dejar aquí, porque sino esta entrada va a ser demasiado larga. Tengo todavía un montón de recuerdos, no en vano todavía no han entrado en juego ni Lali, ni Jose, ni Juanlu, otros de los que yo considero fundadores de la panda de Playamar en Torremolinos.

Ah, se me ha olvidado mencionar algo muy importante que ocurrió durante estos primeros años... mi primer ramo de rosas, que supongo que también fue el primer ramo de rosas para ella. Recuerdo perfectamente que ella tan sólo estaba en octavo de EGB y yo en tercero de BUP. Me acuerdo con claridad cristalina de su sonrojo cuando le di el ramo delante de su madre... ¡Inolvidable!

Vendrán segundas partes... Faltan todavía muchos recuerdos.

4 comentarios:

Sergio dijo...

Joer con la nostalgia....

Playamar 80 dijo...

La verdad es que la génesis de la pandilla de Playamar no los conocía y, la verdad, son geniales.
Por otro lado, gracias por considerarme "fundador". Es un honor.

Juan Lu

Eva Domingo dijo...

Me ha encantado encontrar por casualidad su blog. Yo tb andaba ( aún sigo ) por Playamar en su época, tenemos amigos comunes aunque eramos de distinta pandilla ( Lourdes , Mamen , Juanjo el de los cabales...). ¡¡¡Que buenos tiempos !!!

José Luis Pérez dijo...

Eva, los veranos en Playamar es algo que nunca olvidaré. A Mamen la volví a ver en la primera quedada que hicimos en 2009, con Juanjo he hablado alguna vez por teléfono y de Lourdes se algo por el Facebook. Desde 2009 seguimos quedando el sábado más cercano a San Miguel, este año será el 24 de septiembre o el 1 de octubre.